La Historia del Distrito de Barajas - Madrid

“En la actualidad, es inevitable la asociación entre el nombre de Barajas y el Aeropuerto de Madrid-Adolfo Suárez. Se relaciona de un modo prácticamente inconsciente, pues son varias décadas las que este distrito de Madrid lleva alojando en sus terrenos el que a día de hoy es el mayor y más importante aeródromo de España, así como uno de los más transitados de Europa y del mundo.”

Distrito de Barajas - Historia

Sin embargo, la historia de Barajas va mucho más allá, y es que ahora mismo es uno de los distritos de mayor proyección de Madrid y con mejor calidad de vida. Dispone de los mejores accesos, está completamente conectado con el Centro de la ciudad, bien sea por transporte público o privado, es uno de los que más riqueza genera en la Región, posee un entorno empresarial inigualable y su desarrollo urbanístico es imparable. Además en sus tierras acoge dos de los espacios naturales más extensos y visitados de la ciudad: El Parque Juan Carlos I, con una extensión cercana a las 160 hectáreas, y el Parque Felipe VI, anteriormente Parque Forestal de Valdebebas, con 340 hectáreas, si bien éste último se encuentra en expansión y pronto se incrementarán hasta llegar a las 470. Y junto a ellos, otra superficie de vital importancia, y de la que ya hemos hablado en nuestro blog, que aporta aún más valor diferencial si cabe a la zona: La Feria de Madrid.

Todos estos factores, unidos a otros menos determinantes, hacen que hoy por hoy sea uno de los distritos con mayor demanda para la adquisición de vivienda. Sus amplias zonas residenciales aúnan modernidad y vanguardia, con excelentes comunicaciones. Pero esto no fue siempre así. A principios del Siglo XX, en un tiempo relativamente reciente, Barajas, al igual que otros distritos actuales de la capital, era un municipio en sí mismo. Sencillamente un pueblo de tamaño medio. Una bonita villa, la Villa de Barajas, que derivó en un Municipio llamado Barajas de Madrid, y que es el origen del distrito. Era un entorno rural, principalmente agrícola y ganadero, y sus habitantes mayoritariamente se dedicaban al cultivo de hortalizas, aunque también a la construcción y la industria en municipios cercanos. Hasta que como sabemos, tuvo lugar un acontecimiento definitivo, que cambió la historia de esta Villa para siempre: la construcción del Aeropuerto.

Hacia 1929, el Gobierno decidió la adquisición de 165 hectáreas con la idea de construir el primer aeródromo de Madrid, en un tiempo en el que la aviación comercial comenzaba a abrirse paso en España. En el año 36, a poco de finalizar la Guerra Civil, la primera pista y los primeros edificios aeroportuarios eran ya una realidad, y desde ese momento, sus instalaciones no han dejado de crecer y evolucionar hasta el día de hoy. Consecuentemente, el pueblo de Barajas de Madrid comenzó, paralelamente a su flamante obra, un proceso de crecimiento y expansión.
Se crearon nuevos puestos de trabajo relacionados con la aeronáutica, se crearon nuevos servicios y transportes, se modernizaron sus calles y edificios y se incrementó la oferta hostelera. Al principio las cosas no eran fáciles, las ayudas llegaban con cuentagotas, los vecinos luchaban por obtener unas infraestructuras necesarias que tardaban mucho en desarrollarse, barrios a los que no llegaba la electricidad ni el agua corriente, y muchas dificultades en una España que ya de por sí tenía muchas carencias., Sin embargo, unos años después volvió a producirse un acontecimiento que de nuevo cambiaría el rumbo de Barajas.

Corría el año 1.950. Por mandato del Jefe del Estado, el pueblo de Barajas de Madrid, junto a otros pueblos que rodeaban la capital, fue anexionado a Madrid y en consecuencia, pasó a ser un distrito de la capital. De este modo, los habitantes y residentes de Barajas, Hortaleza, Canillas, Canillejas, Vallecas, Vicálvaro, Carabanchel Alto y Bajo, Aravaca, Fuencarral y El Pardo pasaron a ser madrileños de pleno derecho. Y con ello, se empezaron a tomar en serio las necesidades del distrito y sus vecinos, se agilizaron las demandas de los mismos, y poco a poco siguió creciendo y evolucionando hasta llegar a convertirse, como hemos señalado al principio, en uno de los distritos con mejor calificación de la capital de España.
Y su centro urbano, el denominado Casco Histórico de Barajas, es sin duda el preferido por las empresas para establecerse, gracias a su pleno equipamiento en todo tipo de servicios, tanto a nivel social con todo tipo de comercios, restaurantes y cafeterías, clínicas, colegios, hoteles, etc. como a nivel profesional, donde encontramos todas las entidades bancarias, servicios jurídicos, talleres mecánicos o establecimientos de informática, entre otros. Y todo en un radio de menos de 500 metros…

Pioneros en el desarrollo del distrito, el Grupo BBC-Clement no dudó ni un instante del lugar en el que se ubicaría su primer centro de negocios. Adivinan dónde?