Fondo Monetario Internacional (FMI)

“El Fondo Monetario internacional, conocido como FMI, es el organismo encargado de regular y garantizar la estabilidad del Sistema Monetario Internacional, velando por los intereses económicos de los países que lo componen.”

Fondo Monetario Internacional Lo que no todo el mundo conoce es su origen, que tuvo lugar como consecuencia de una de las mayores crisis económicas conocidas por el actual sistema financiero.

Tras la gran Depresión de los años 30, Naciones Unidas se vio en la necesidad de crear un Órgano independiente y multifuncional, con la idea de contrarrestar las devaluaciones monetarias que habían desencadenado la mencionada crisis, también conocida como el Crack del 29. Dicha depresión tuvo su origen en Estados Unidos, en lo que se dio a conocer como el "Martes Negro", un 29 de Octubre del mencionado año, y se extendió rápidamente al resto de países, tanto los países desarrollados como los que se encontraban en vías de desarrollo, prologándose en el tiempo durante la siguiente década, y afectando a miles de ciudades. Especialmente fue devastadora en zonas industriales y agrícolas, los precios cayeron en picado, los mercados se situaron bajo mínimos, y la producción quedó casi paralizada. Sobre esta gran depresión ya se hizo mención recientemente aquí en cuanto a sus efectos sobre la Bolsa de Madrid en los años 30 del siglo pasado.

Buena culpa de esto la tuvieron las medidas de política económica que los gobiernos de los países desarrollados aplicaron para defender sus intereses. En primer lugar, algunos decidieron incrementar las restricciones sobre las importaciones y las operaciones financieras entre los diferentes países, lo que derivó en un empeoramiento del comercio internacional, y consecuentemente destrucción de empleo. Mientras, otros limitaban a sus ciudadanos el acceso al mercado internacional, impidiéndoles realizar compras en el exterior, al tiempo que otros grupos de países devaluaban su moneda, llegando incluso a restringir la libertad de sus habitantes a poseer divisa. Con este panorama, es obvio pensar que hoy en día, los expertos siguen considerándola como la mayor y más determinante crisis económica de la historia moderna.

Por ello, y una vez superado lo peor de esta monumental recesión, los diferentes países que componían la ONU, se reunieron en la ciudad norteamericana de New Hampshire, buscando establecer unos nuevos niveles de cooperación internacional con la idea de evitar que se repitiesen los mismos problemas de devaluación, asegurando la estabilidad de los sistemas monetarios, de pagos internacionales y sus tipos de cambio. Y de esta conferencia celebrada en el verano 1.944, nació lo que hoy conocemos como Fondo Monetario Internacional, o como hemos mencionado antes, más familiarmente conocido por sus siglas FMI.

Establecida su sede en Washington, con entonces 44 países, implicados, el FMI se puso manos a la obra para determinar sus funciones, las medidas económicas a aplicar en el futuro más inmediato, y establecer unas normas de conducta internacional en las que se formalizasen las primeras actuaciones de prevención en la política económica internacional. Se creó un sistema internacional de supervisión y control de la misma, proporcionando asesoramiento, vigilando la estabilidad política y económica de sus países miembros, y trabajando sobre las perspectivas de crecimiento económico que se empezaban a apreciar tras los primeros años de mejora. La recesión empezaba a quedar atrás.

Hoy en día, el FMI lo componen 189 países miembros. Son 24 los directores ejecutivos que los representan, y su presupuesto para posibles préstamos entre los mismos asciende a nada menos que un Billón de Dólares. En estos momentos hay vigentes alrededor de 50 préstamos concedidos, a interés cero, a algunos de los miembros más vulnerables del fondo. De hecho, en los últimos diez años han sido concedidos más de 170. Y en sus oficinas se contemplan 147 nacionalidades entre sus trabajadores. En los últimos 25 años, países como México, Rusia, Brasil, Argentina, Grecia, Turquía o Portugal entre otros, y gran parte de países asiáticos, han experimentado las acciones del FMI para asegurar su supervivencia económica y recibir ayuda con la que superar sus graves crisis. Y a pesar de haber recibido algunas críticas por la manera en que gestiona el pago de su deuda con estos países menos favorecidos, lo cierto es que su labor está universalmente reconocida.